Corríos

Los corríos, son uno de los más antiguos palos flamencos. Ya que su origen, lo encontramos en los romances castellanos medievales.

Su nombre se le debe a los gitanos andaluces del siglo XVIII. Cuando empezaron a desarrollarse las creaciones más personales de los diferentes cantaores, los corríos dieron lugar a la toná flamenca. Se transformó así su contenido y su sonido, y convirtiéndose en la matriz de los cantes gitano-jerezanos, especialmente del martinete y la saeta.