Caña

La caña es un palo flamenco, que está considerado históricamente como el más importante. En las Escenas Andaluzas de Estébanez Calderón, llamó caña al “tronco primitivo de los cantes andaluces”, García Matos –profesor-, aseguró que la caña provenía de una canción andaluza muy antigua. Pero otros autores discuten parcialmente esta etimología musical. La relacionan con la soleá, o con la toná –esta última propuesta es de difícil demostración-.

La caña ha sufrido muchas modificaciones en su historia. Curro Dulce, Silverio y Antonio Chacón, fueron los cantaores que mejor consiguieron lograr la esencia de la caña. Chacón, la dulcificó y la dotó de rítmica ideal.

Actualmente la caña, es un cante que no es muy seguido ni por los intérpretes, ni por el público. Esto es debido a su carácter monótono, y con una escasa carga emocional. En su lugar, se prefiere la seguiriya y la soleá.