Romera

Las romeras son un palo flamenco que pertenecen al grupo de las cantiñas, teniendo pues como fuente las alegrías. Las romeras se consideran un estilo personal de Romero «el Tito», un cantaor que era muy popular en los cafés cantantes allá por el último tercio del siglo XIX. Especialmente en Sevilla, donde fue de plantilla de “El Burriero” y del “Café Silverio”, y además fue un cantaor con un estilo inconfundible con una capacidad rítmica fuerte.

Su especialidad eran los cantes con baile. Parece ser que adoptó una canción folclórica y ligera, propia de Sanlúcar de Barrameda que se llamaba “El Torrijos”, y la adaptó como un estilo bailable; recibiendo el nombre del apellido de este artista. Uno de los cantaores más asiduos a las romeras fue Antonio “El Chaqueta”.