Liviana

La liviana, es un palo flamenco, que algunos autores apuntan su origen en la seguidilla. Pero cantada de manera más ligera, debido a su forma literaria similar a la de la seguidilla castellana.

Otros autores señalan que la asimilación de formas de la seguidilla, es más tardía a la existencia de la liviana; más concretamente, de la época en que se acompaña de guitarra y se adopta como un palo propio por los cantaores.

Por lo que según dicha teoría, el origen de la liviana se encontraría en los cantes camperos andaluces, sin acompañamiento, y posiblemente entraría en el grupo de cantes arrieros. La liviana era cantada tradicionalmente con las Serranas.

Aunque este palo se fue perdiendo, y está muy en desuso desde principios del siglo XX, aún permanece vigente. De sus intérpretes destaca Pepe el de la Matrona.