El baile

El baile flamenco, se asemeja a un ejercicio físico moderado. Sus beneficios en la salud física y emocional están probados, surgiendo así la “flamencoterapia”.

Flamenco_in_Sevilla_03

El golpeo de pies o la furiosa pasión es lo que caracteriza al baile flamenco. Este baile, significa la tercera parte del arte flamenco, y tiene un trasfondo histórico acompañado al desarrollo de la cultura española.

Su origen se encuentra en los pueblos marginados del sur de España. Tanto el baile como la música, tuvieron una influencia antigua de los griegos y de los romanos. Más tarde, la recibió de la cultura árabe, judía e incluso hindú. Con la llegada de musulmanes y judíos a la Península Ibérica, la ya floreciente música y danza que se gestó en Andalucía, extrajo características de estas culturas.

Por lo tanto, el baile y música flamenca de hoy, son el resultado de siglos de influencia y unificación de elementos multiculturales.

Con el desarrollo floreciente de la música flamenca, también llegó la rápida evolución del baile, apareciendo por primera vez de forma ya estructurada y reconocible en el siglo XVIII.

Los bailaores apasionados, impresionaron al público en los cafés musicales de la época -los llamados cafés cantantes-. Rápidamente, éstos le empezaron a robar protagonismo a los cantantes. Después de siglos de fusión cultural, el arte que nació en unas cuevas como forma de expresión de la etnia gitana y otras culturas que estaban oprimidas, ha evolucionado de manera notable. El resultado es una fusión entre cante y baile flamenco, que ha seducido al mundo entero.

Dependiendo del criterio emocional, de las frases melódicas y de las tradiciones que hay detrás de cada cante, el baile se manifiesta en más de cincuenta palos diferentes. Tanto el baile como la música flamenca, incluyen una fuerte improvisación personal. El baile va tomando forma, mediante expresiones espontáneas de las emociones del bailaor en cada momento.

Cómo actúan los bailaores flamencos:

Normalmente, en una actuación, el bailaor/a o bailarín/a, queda inmóvil durante los primeros instantes que suena la melodía. Va absorbiendo el rasgueo de la guitarra, las palmas y el cante, hasta que le llega el golpe inspirador. Él o ella, lanzará entonces un  apasionado baile flamenco, acorde con la canción. Incluso podemos llegar a ver expresiones faciales del mismo bailaor/a durante la actuación.

El papel del bailaor ese, es esencialmente el de interpretar mediante el baile la letra de la canción. Realiza movimientos suaves y elegantes de brazo, que contrastan con golpes vibrantes de los pies chocando fuertemente contra el suelo. Los dúos, que son normalmente compuestos por un hombre y una mujer, suelen ser bailes más intensos. Los bailaores en este caso, se mantienen en una mirada fija, constante, y agresiva. El resultado es una competición de pasión entre los dos.